"Piegos Sueltos o María la del Castañar" novela de Sonia M.Martin, crítica de Alex Tacussis, California 2007





“Pliegos Sueltos”, o “María la del Castañar”, de Sonia M. Martin, nos ofrece una historia ancestral de profundo valor familiar y también de desgarros. Una niña de casi ocho años descubre que su nombre no es María sino Débora, por revelación de su abuela María, quien también oculta el nombre Débora. Entonces la abuela comienza a contarle el origen de la familia en Chile, cuando varios siglos atrás todos los españoles de origen judío debieron abandonar el suelo natal por mandato de la Corona. Pero una niña judía, Débora, decide desafiar este mandato y permanecer en su España amada. Su padre Yoseph busca cómo ayudarla y habla con su buen amigo el Duque de Béjar. El Duque había perdido recientemente a su hija María, y decide acoger a Débora con algunas condiciones: la niña debe aceptar el nombre María, adoptar costumbres católicas, y mantener las suyas en absoluto secreto; de esa manera él podrá decir que es su hija. Y así, al mismo tiempo que su familia abandona el país hacia tierras desconocidas, la niña da inicio a una vida nueva, para lo cual debe asumir la negación de su nombre, de sus creencias religiosas y también de sus costumbres familiares; pero a su vez tiene entera libertad de continuar observándolas, en privado, en la intimidad de sus propios pensamientos; y si algún día fuera madre de una niña, ésta se llamase María de forma oficial, y Débora privada y verdaderamente.

La Débora-María de hoy queda profundamente impresionada por esta revelación. No deja de hacerle preguntas a su abuela. Esta la aconseja que desarrolle la disciplina por escribir; pero la niña está más entusiasmada por el teatro y todas las presentaciones que suelen ocurrir en un escenario. La Débora-María de hoy vive un mundo encantador, y su madre alienta con alegría la cálida y estrecha relación entre su hija y su propia madre, algo que pareciera que duraría para siempre pero que los acontecimientos nacionales comienzan a trizar amenazadoramente.

En un lenguaje apropiadísimo, Sonia M. Martin nos va conduciendo sin interferencias por el corredor del día a día que Débora-María recorre junto a su abuela en el monasterio donde ha vivido desde siempre. Sabremos de los tejidos de calcetines, de la higuera donde suele aparecer un fantasma descabezado-el Cura sin Cabeza-“Pliegos Sueltos” o “María la del Castañar”, de los ensayos con la talentosa hija de la lavandera para el concurso del cuenta-cuentos. El libro termina y el lector queda con un deseo de conocer más, de que el relato no hubiese terminado hoy, que continuara por la sola alegría de su lectura.



Alex Tacussis
Escritor
Miembro Director de SELC & CII, Sociedad de Escritores Latinoamericanos de California y Capítulo Internacional Internet.
Noviembre 19, 2007


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...